عالمية عالمية

El Perú de Ricardo Gareca eclipsa a Brasil y Argentina en la Copa América

Ha concluido la fase de grupos de la polémica Copa América de Brasil. Ocho de los 10 equipos avanzan a la fase eliminatoria a medida que los juegos avanzan en estadios vacíos en todo el país.

Los anfitriones y los ganadores del Grupo A, Brasil, tuvieron un empate 1-1 con Ecuador mediocre, mientras que la victoria de Perú por 1-0 aseguró la salida de Venezuela. Lionel Messi hizo más historia para Argentina, ganadora del Grupo B, en una victoria por 4-1 sobre la eliminada Bolivia, mientras que Uruguay venció a Paraguay 1-0. Chile y Colombia se perdieron en esta ronda de partidos.

ESPN repasa la acción del torneo internacional más antiguo del mundo.

– Cuadro de la Copa América y calendario de partidos

El destaque hasta ahora

Con 20 partidos para eliminar solo a dos equipos, ha habido una evidente falta de dramatismo e intensidad competitiva en la fase de grupos de esta Copa América. Sería, entonces, fatuo pensar en un equipo del torneo hasta ahora, o en el jugador destacado de la fase de grupos. Pero hay un fuerte candidato para sobresalir hasta ahora: el entrenador de Perú, Ricardo Gareca.

Hace cinco años fue en la versión centenaria de la Copa en Estados Unidos que Gareca encontró su grupo, y consolidó un equipo que dos años después llevó a Perú a su primer Mundial desde 1982. En la Copa 2019, se llevó a ese mismo equipo. todo el camino hasta la final. Y aquí están al final de la fase de grupos, en segundo lugar ante Brasil, aunque la forma en que sucumbieron tímidamente a una derrota por 4-0 ante los anfitriones dice mucho sobre la escasez de recursos a disposición de Gareca.

En estos últimos años, Perú ha desplegado solo un jugador genuinamente de clase mundial: el capitán y el delantero centro. Paolo Guerrero, que se pierde este torneo mientras intenta recuperarse de una grave lesión en la rodilla. Gareca ha tenido la suerte de encontrarse con una especie de sustituto: el astuto y móvil delantero italiano. Gianluca Lapadula, quien a los 31 años ha decidido representar la tierra donde nació su madre.

Menos mal que ha subido a bordo. El fútbol peruano le está dando muy poco a Gareca. Por octavo año consecutivo, y décimo de los últimos 11, ningún equipo peruano ha llegado a los octavos de final de la Copa Libertadores, la Liga de Campeones de Sudamérica. Algunos jóvenes están siendo tentativamente sangrados en la Copa: el lateral izquierdo de los San Jose Earthquakes, Marcos López, jugó un par de juegos, el mediocampista Martín Tavara salió de la banca, al igual que el delantero y, un poco mayor a los 25 años, Alex Valera, quien mostró cierta promesa en la Libertadores. Sin embargo, aparte de Lapadula, ninguna de las nuevas incorporaciones ha causado una impresión real en la selección nacional. Gareca está atascado con lo mismo de siempre, y sigue haciendo que sume más que la suma de sus partes.

En un mal día, no es fácil para este equipo de Perú competir: la derrota por 3-0 en casa ante Colombia a principios de mes en la clasificación para la Copa del Mundo es un ejemplo, o esa paliza de 4-0 por parte de Brasil. Pero con un pequeño retoque aquí y mucho sentido común allá, en la Copa Gareca el equipo venció a Colombia y empató con Ecuador, resultados que parecían muy poco probables antes de los partidos, o incluso en el medio tiempo en el caso del partido de Ecuador.

Intenta mantener a su equipo compacto: difícil de jugar sin el balón, muchas opciones de pase cuando está en posesión y confiar en las habilidades de Lapadula en el contraataque, el dinamismo de André Carrillo y el ocasional destello de talento de Cristian Cueva. No es mucho. Pero ha sido suficiente para Perú terminar segundo en el grupo.

¿Qué tan lejos pueden llegar? Quizás la pregunta clave sea si pueden salir de la competencia con una confianza renovada. A un tercio del camino a través de las eliminatorias de Qatar 2022, actualmente se encuentran al final de la tabla de América del Sur. Gareca esperará que 2021 se repita en 2016, y que salgan de la Copa creyendo que sus recursos bien entrenados y limitados serán suficientes para llevarlos al Mundial.

El gran Neymar debate

Pelé no estaba lejos de los 31 cuando se retiró del fútbol internacional, después de haberlo hecho todo. Neymar cumplirá casi 31 años de cara al próximo Mundial, y aún queda mucho por hacer.

La estrella del Paris Saint-Germain puede llegar a levantar su primera Copa América: se lesionó en 2019. Pero es muy consciente de que para los brasileños, la Copa del Mundo es la verdadera medida. Qatar 2022 parece ser el momento decisivo de su carrera internacional.

El entrenador Tite deja en claro que construye su equipo alrededor de Neymar, y puede señalar el empate 1-1 del domingo contra Ecuador como justificación.

Neymar estaba descansado para un partido que muchos podrían haber visto sin consecuencias. No era para los ecuatorianos, que jugaban por sobrevivir en la competición. Y tampoco lo fue para muchos de los jugadores de Brasil. Los gustos de Gabriel Barbosa, Lucas Paqueta, Everton Soares y otros no tienen asegurado un lugar en el equipo de la Copa del Mundo. Querían causar una impresión y todos quedarán decepcionados con lo que produjeron. Simplemente no era lo mismo sin Neymar.

Y, sin embargo, con toda su fuerza, Brasil había logrado dar la vuelta al partido anterior contra Colombia, y aunque Neymar tomó el córner que estableció el gol de la victoria, no fue una de sus mejores noches. La única vez que ha estado del lado perdedor en un partido de Copa (la eliminación por penales ante Paraguay en 2011 cuenta como un empate en los récords) fue en 2015, cuando Brasil también se vio frustrado por Colombia. Carlos sanchez Realizó un magnífico trabajo de marcación sobre Neymar, quien al final del partido en un exceso de frustración maltrató al árbitro y recogió una larga sanción. Seis años después, Wilmar Barrios hizo un trabajo similar para Colombia, y los niveles de frustración de Neymar estaban aumentando una vez más. No se enfriaron durante este tiempo, aunque habría sido interesante ver las consecuencias si se hubiera descartado el polémico empate de Brasil.

El caso es que cuando la presión sobre Neymar era menos efectiva, su desempeño se veía minado por pequeñas disputas y quejas. ¿Se pueden, o se deben, tantas esperanzas en él para el próximo Mundial? ¿Puede Tite manejar su estrella con tanto éxito que produzca lo mejor que pueda cuando realmente importa?

Al menos, la fase de grupos de la Copa demostró que estas serán cuestiones clave en el próximo Mundial.

Y los eliminados … ¿qué se llevan a casa?

Los intentos de Venezuela de salir del escenario con dignidad no son solo salvar la cara. A pesar de su eliminación temprana, el entrenador José Peseiro puede estar orgulloso de lo que produjeron sus hombres, porque Venezuela fueron las mayores víctimas de la Copa afectada por el coronavirus.

El equipo de Venezuela con toda su fuerza tiene una doble amenaza de ataque. Está el juego combativo de delantero centro del corpulento Salomon Rondon. Y están los rápidos extremos que lo flanquean. Ninguna de estas armas estaba disponible.

Las restricciones de cuarentena mantuvieron a Rondon en porcelana. Y todos los extremos fueron descartados por una oleada de COVID que obligó a Venezuela a incorporar nuevos jugadores en el último minuto. Peseiro se quedó sin opciones de ataque. Rápidamente organizó un sistema defensivo de cinco hombres frente a un arquero sobresaliente. Wuilker Farinez, y buscaba vivir de las sobras. Dadas las circunstancias, los empates contra Colombia y Ecuador fueron heroicos, las derrotas contra Brasil y Perú no fueron un desastre.

Bolivia también sufrió de COVID, lo que significaba que difícilmente podían llamar a su capitán y máximo goleador de todos los tiempos, Marcelo Martins Moreno. Pero el entrenador César Farias también eligió alinear a un equipo que no estaba en plena forma. Esto resultó fatal en el partido inaugural contra Paraguay, cuando el excelente arquero titular Carlos Lampe se descansó a favor de los inexpertos Rubén Cordano – y donde el joven delantero afincado en Italia Jaime Cuellar dejó caer al equipo con una absurda tarjeta roja en la primera mitad, lo que ayudó a convertir una ventaja de 1-0 en una derrota por 3-1.

Resultó ser la primera de cuatro derrotas consecutivas. Farías puede señalar la experiencia adquirida por jóvenes como el central Jairo Quinteros y delantero de apoyo zurdo Jeyson Chura. También puede señalar los resultados de los últimos tres partidos de clasificación para la Copa del Mundo, una victoria en casa entre dos empates fuera de casa, lo que le dio una posición de fuerza relativa desde la que experimentar.

El punto culminante fue la derrota en un solo gol ante Chile, donde Bolivia tuvo lo mejor de la segunda parte y mereció un empate. El punto más bajo llegó al final, cuando Lionel Messi destrozó la defensa y sólo un Lampe inspirado mantuvo el marcador a 4-1.

الوسوم
اظهر المزيد

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *

زر الذهاب إلى الأعلى
إغلاق

أنت تستخدم إضافة Adblock

برجاء دعمنا عن طريق تعطيل إضافة Adblock